lunes, 28 de mayo de 2007

Jugaba yo con tres cabrones...

Crónica de una partida del Keythedral. Los diálogos en algún caso han sido exagerados para lograr el mayor efecto dramático (en otros no, la vida es así de dura...)

-Bueno, hoy he traido este juego, que va de conseguir recursos y consruir una catedral...
-¿no será de esos cooperativos, no?
-Nooo, no es como el Arkham. Tiene algo de puteo pero muy poco, creo (nadie podía imaginarse hasta que punto estaba cagandola...)
-¿Y esos octogonos? jode, es como el catán pero con octogonos.
-Bueno, es parecido, pero no se puede intercambiar los recursos.
-¿Y que cojones pone aquí? ¡si parece alemán!
-Si, bueno, es que aquí no lo tienen, y había una oferta muy buena en alemania...
-Joder con los alemanes, lo que se aburren.
-Bueno, os voy a contar como va: primero se pone esto, luego esto otro, aqui esto, blablabla...
-¿Y porque las canteras si son blancas dan recursos blancos?
-Pues no lo se, se les acabarían los colores...
-¿Seguro que no seran las piedras los cubos blancos que hay en la herrería?
- Nooo, mira el dibujito, esta muy claro...
[Coloca casa, roba octogono, coloca octogono....]
- Bueno, ya está, ahora empezamos a colocar los trabajadores en orden.
[pon cilindro de orden, saca trabajadores]
-mmmm, que perros, me habeis tapado todas las casillas aqui...
[silbidos inocentes]
(bueno, sera porque he esta vuelta me ha tocado el último, a ver que tal la siguiente...)
Se suceden uno par de turnos, y empieza el boom inmobiliario, Marbella una mierda al lado de esto...
-Bueno, creo que te voy a poner una valla aqui...
-¡Que hijo de puta!
-Nah.. si solo es para probar la mecánica del juego...
- (Si,si, te vas a enterar tu lo que es mecánica del juego...)
...
- Compro este asiento...
- Pues va a ser que no... (Toma decretazo, pa que luego me vengas con probar mecanicas)
- mmmm, que contratiempo.... Y encima ahora no me cuadra ningun recurso para los demas...
A partir de aqui la cosa degeneró en una carrera de codazos y zancadillas a la hora de colocar trabajadores. Lo raro era que pudiera colocar mas de 4 trabajadores, a pesar de tener 2 o 3 casas.
- No hombre, no coloques tu trabajador ahi, que luego le toca a el y te va a cerrar esa otra cabaña, blabla
-bueno, a ver aqui.
-No le hagas ni caso, ¿no ves que te esta manipulando para que no le putees a él? si a ti te da igual, eso lo tienes perdido ya, mejor ponselo donde antes, que el va ganando....
-Mira, iros todos a tomar por culo..
[puñalada aqui, puñalada alli, decreto viene, decreto va]
- Bueno, voy a usar este decreto para cambiar un recurso por uno de oro.
-¡Alto!¡Te lo contrarresto con este otro decreto!
-Pero tío, que voy perdiendo, gardalo para otro, no seas cabrón.
-¡Nada!¡Te jodes!
(aqui casi lloro...)
y poco más se pudo hacer. Para que tengais una idea, yo acabe con una silla de 4, otra de 6 y otra de 8. El resto se las llevaron los malditos cabrones. La proxima vez me voy a ir inventando reglas sobre la marcha, a ver si así...

Vamos, que maldita la hora que dije que "no era de puteo". Me imagino que la competitividad a la hora de recolectar recursos tiene mucho que ver con la disposición del tablero, pero aún asi es un juego mucho más competitivo de lo que pensaba. Sin embargo, me ha gustado mucho. Aunque parece complicado, se coge en seguida la mecánica del juego y ya tienes vapuleadores dispuestos a arrastrarte por el suelo... Creo que se exagera el parecido con el Catán. Tiene algunas mecánicas parecidas, pero me parece un juego distinto, la gestión de recursos es mucho más variable y dinámica (en el Catán va más lenta la cosa, tienes que ir construyendo para adquirir nuevas zonas de recursos). Aqui de un turno a otro puedes pasar de coger 9 recursos a comerte los mocos y quedarte con 3. Vamos, que es otro estilo (aunque no deja de ser un juego de recoleccion y gestión de recursos).

8 comentarios:

zombi dijo...

así aprenderás...

las sillas de la catedral, toodas para el chache, todas para mi juasjuasjuasjuas

pero qué malvado que soy... vamos, que como me gusta eso del puteo, me lo pasé bien con el jueguecito.

Le veo muchas posibilidades, y me gusta el que tengas que estar atento no sólo a dónde pones las casitas sino de qué casitas sacas primero recursos (que si te descuidas te cierran en un plisplás).
Y sí, tiene un cierto aire al catán, pero sólo porque depende de los sitios sacas unos u otros recursos...
Otro de sus puntos fuertes es la incertidumbre de no saber qué recursos necesitarás para comprar las sillas caras. Es algo estupendo tener ahorrados un montón de cubitos y que algún mamonazo se compre la silla que tú querías antes que tú porque no necesita perder un turno cambiándolos en el mercado.

Miguel dijo...

Cómo me he reido con este post por Dios... Estuve presente en lo de me compro esta silla... no, toma decretazo...
A ver si la semana que viene si me puedo apuntar a probar algún jueguecito...

Diego dijo...

Si,si, reiros vosotros que podeis, que yo tuve pesadillas...
(-¡que bien, hoy me ingresan la nómina!
-¡No! ¡te juego un decreto, viene hacienda y te lo quita todo!
[sudor frio...])

Pako-nan dijo...

Tampoco fue patanto....a ve qu eencuentro el decreto de clausurar blogs

Darktyrael dijo...

que conste que el counterdecretazo no fue nada personal ya que la partida estaba perdida lo que fue con un pelín de mala sangre fue lo de fernando que hizo que una silla valiese uno más... en fin un gran juego estos alemanes son la bomba...

Pako-Nan dijo...

Todo fue por probar la mecanica del juego...

Anónimo dijo...

Soy oscar... pero de verdad como se te ocurre jugar a algo "no competitivo" con esta pandilla de cabrones? si hasta lo que no puede ser competitivo lo hacen competitivo.... menudos cabrones... lastima no haberla jugado...

Mario Aguila dijo...

Me he reído mucho con este post. Realmente entretenido y que refleja lo que pasa en muchas partidas de Keythedral (con el agregado de que el toque españolísimo lo hace más simpático).
Por un comentario me parece entender que juegan ustedes con las fichas a adquirir ocultas. Nosotros aplicamos la variante de todos los asientos se ven desde el inicio. Así es más estratégico y más para gamers.